Tambores de guerra

Se oyen a lo lejos pero cada vez más fuerte. Lo que históricamente ha demostrado ser el preludio de lo peor es un cocktail explosivo que ya tenemos entre manos…

  • Gran crisis económica 1, 2
  • Descrédito de la política 3, 4, 5
  • Desintegración de la clase media 6, 7
  • Desprotección social y aumento de la pobreza 8
  • Huelgas generales y de sector 9, 10
  • Manifestaciones y represión del Estado 11, 12, 13, 14
  • Fascismo y xenofobia en auge 15, 16, 17, 30

Cuando estalló la crisis allá en el 2008 mucha gente pensó que ésta sería pasajera (y 4 años después algunos áun lo creen o quieren creérselo) pero la realidad es muy distinta. La desintegración del llamado Estado de bienestar es cada vez más visible en nuestro día a día. Cada vez hay más despidos 31, más desahucios32, más colas en los comedores sociales33, más gente rebuscando en la basura34, 35 y lo más alarmante, más suicidios derivados de todo lo anterior36, 37.

¿Cómo hemos llegado hasta aquí?

La versión oficial es que “hemos vivido por encima de nuestras posibilidades” y debido a ello, hemos provocado un colapso en el sistema económico-financiero. Ante tal catástrofe, el gobierno anterior y el actual no han tenido más remedio que inyectar dinero público (de nuestros bolsillos) al sector bancario para arreglar este desbarajuste. Después de varios rescates bancarios, nuestra deuda pública ha aumentado tanto que para hacer frente al pago de los intereses hay que recortar en servicios y prestaciones y cumplir con las políticas de austeridad que nos marcan los que nos prestan el dinero, la troika.

Aunque sea cierto que  algunas personas se endeudaron más de lo que debían durante la búrbuja inmobiliaria, eso no hubiera sido posible sin la facilidad para obtener créditos a bajo interes, el mal asesoramiento de las entidades financieras y la falta de supervisión por parte del Estado. Tampoco hay que olvidar que el riesgo asociado a la devolución de una deuda privada tiene que ser asumido por el prestamista y no por el Estado.

En un sistema capitalista quién más arriesga más gana pero también se expone a perderlo todo. Si hubieramos seguido la teoría al pie de la letra, todos esos bancos hubieran quebrado y el Estado tendría que haberlos nacionalizado para asegurar los ahorros de sus clientes según lo establecido en los Fondos de Garantias vigentes18 y nada más. En cambio, lo que realmente se ha hecho es capitalizar los beneficios y socializar las pérdidas, una especie de híbrido malvado entre capitalismo y socialismo. Las entidades intervenidas, una vez saneadas, están siendo vendidas a precio de saldo a otras entidades del propio sector disminuyendo la competencia y concentrando el negocio bancario en menos manos, una de las mayores causas de las plutocracia actual19.

Desgraciadamente, ese no ha sido el único factor. La poca supervisión de los bancos por parte de la política también fue clave en esta orgía sin freno. El Banco de España, por ejemplo, ignoró o censuró algunos informes internos que alertaban del excesivo riesgo que estaba asumiendo el sector bancario20. Y para acabarlo de rematar, despues del colapso financiero, los dos grandes partidos del país (PSOE y PP) llevaron a cabo una reforma express de la “intocable” Constitución (sin consulta popular) para dar prioridad al pago de la deuda pública y blindar así el poder de los mercados sobre la ciudadania21.

Como hemos podido ver, hay distintos sectores y actores involucrados en esta “crisis” pero los únicos que estan sufriendo sus nefastas consecuencias somos nosotros. El rico es más rico y el pobre, más pobre.

¿Qué está pasando realmente?

El poder financiero nos ha declarado la guerra y sus tentáculos dentro del panorama político son cada vez más visibles22. Todo vale a la hora de mantener intacto el capital financiero: recortes sociales23, bancos malos24, 25, “ajustes” en los presupuestos generales26, etc.

A pesar de que el pueblo ha manifestado su rechazo a todas estas políticas y ha ido a la huelga general dos veces en menos de un año, aún no ha sido escuchado por ningún gobierno. El actual ejecutivo, a pesar de haber incumplido su programa electoral, sigue escudándose en los resultados electorales para hacer y deshacer a su antojo sin dar explicaciones a nadie. Esta actitud sólo pone más de manifesto la ilegitimidad y carencias de nuestra democracia representativa.

Nuestros políticos creen que la manipulación de los medios y la represión de las fuerzas del orden van a mantener su status quo intacto para siempre pero el hartazgo y la crispación ciudadana es cada vez mayor. Empiezo a pensar que son demasiado confiados o muy inconscientes o un mix de las dos anteriores.

¿Hacia dónde vamos?

Se empieza a respirar el clima de la Europa de los años 30. Sólo tenemos que ver la situación actual de países rescatados como Grecia27, 28, 29. Cuando uno no tiene nada que llevarse a la boca, se agarra a un clavo ardiendo. Y es entonces, cuando aparecen héroes nacionales, fascistas salvadores, falsos profetas y un largo etcétera de oportunistas. ¿Realmente queremos llegar a esa situación?

El éxito del sistema es hacernos creer que no podemos hacer nada para cambiar nuestro destino pero eso no es cierto. La revolución social es un proceso duro, lento, costoso y desgraciadamente, a día de hoy, muy necesario. Si nos rendimos ahora y delegamos nuestra suerte al poder político-financiero establecido nunca tendremos libertad plena y en consecuencia, una verdadera democracia.

Pepe

PD: La semilla del cambio no la puso el 15M hace un año, siempre ha estado ahí. Lo que ha hecho el movimiento de los “indignados” es recordarnos que sólo podrá crecer si la regamos entre todos…

Advertisements
Tambores de guerra

One thought on “Tambores de guerra

  1. Andrea Melet says:

    Un análisis buenísimo.
    Particularmente, hay un concepto que me ha encantado… el híbrido malvado entre capitalismo y socialismo.
    Además, la postdata es una gran reflexión 🙂

    Like

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s